Absolutamente sí se puede usar tu propia grasa para rellenar otras partes de tu cuerpo. De hecho, hay varias técnicas, para realizar este procedimiento que generalmente se lleva a cabo como complemento de la Lipoescultura.

Las técnicas en referencia se conocen como Lipoestructura, Lipoinjerto, Lipotransferencia, Lipoinyeccion (o Lipofilling) y básicamente consiste en rellenar, con grasa extraída del propio paciente, zonas corporales con defectos de relleno, con fines estéticos ó reconstructivos.

Hablando de una de ellas en particular, la Lipoestructura, que fue iniciada en los años 90 por el cirujano neoyorkino Sydney Coleman, esta consta de tres (3) fases.

Cómo se hace

Primero se extrae la grasa usando cánulas de aspiración de pequeño calibre unidas a inyectadoras de vacío. Segundo, se procesa la grasa licuándola y centrifugándola para obtener el tejido adiposo de mejor calidad que será viable para la transferencia. Tercero, se microinfiltra la grasa en los lugares requeridos usando cánulas especiales.

Dado que existen células madre en la grasa que se injerta, se cree que tendría la capacidad no sólo de rellenar un área específica, sino también de regenerar el tejido donde se implanta.

Antes de la operación

Es preciso que antes de la intervención se realice un examen físico detallado del paciente, evaluando las fotos previas, determinando los cambios deseados e identificando las zonas que serán sometidas a relleno.

Usualmente es necesaria una sola operación para las necesidades del paciente, pero en casos en donde se requiere de mucho tejido graso, pudieran ser más.

Después de extraer la propia grasa

Luego de la operación, es preciso que el paciente use fajas de elastopresoterapia por unos siete a diez días. Esta técnica ha tenido resultados muy satisfactorios y duraderos.

Luego del procedimiento quirúrgico el paciente presentará hinchazón en donde se tomó la grasa y donde se colocó, que irá desapareciendo gradualmente en unos quince (15) días.

Durante el tiempo que el cirujano le indique deberá guardar reposo y usar faja de elastopresoterapia. No debe recibir masajes de drenaje linfático ni acostarse con el peso del cuerpo sobre las partes rellenadas con grasa.

Las leves molestias que pudiera experimentar el paciente ceden rápidamente con la medicación.

Es muy importante dejar claro que las zonas injertadas requieren estar inmóviles para integrarse a los tejidos y que fluya la sangre.

Para qué extraer la propia grasa del paciente

Esta técnica está indicada para las siguientes operaciones estéticas:

  • Aumento de mentón
  • Aumento de pómulos
  • Aumento de glúteos
  • Depresiones glúteas y faciales
  • Depresión trocantérica
  • Ojeras
  • Grandes depresiones celulíticas
  • Corrección de dorso nasal

Y además para las siguientes operaciones reconstructivas:

  • Corrección de cicatrices deprimidas
  • Corrección de secuelas por accidentes de tráfico
  • Secuelas de liposucción
  • Corrección de partes blandas por resección de tumores

En esta sección llamada Operaciones explico cada una de las cirugías estéticas que realizo. También puedes ver en este sitio web algunos casos de éxito.

Por supuesto, estoy a tu orden para cualquier duda que tengas. Eres libre de contactarme.