La finalidad de la otoplastia es la corrección quirúrgica de las deformidades congénitas del pabellón auricular. 

Qué anomalías pueden ser corregidas con la otoplastia

La deformidad más común es la denominada “Orejas en Asa” u “Orejas de Soplillo” u “Orejas Prominentes”, cuyo defecto básico se debe a una falta de pliegue del cartílago en la zona del antihélix o anti-hélice. Esto da la apariencia de una oreja sumamente extendida y plana.

Esta anormalidad ocurre cuando una parte del cartílago auricular de la oreja es demasiado desarrollado en su porción de unión al Cráneo, así aparece el efecto que hace lucir la oreja demasiado separada de la Cabeza y proyectada hacia los lados de la misma (Orejas Aladas ó en Asa).

El término orejas en Asa u orejas prominentes describe un pabellón auricular (oreja exterior) que independientemente de su tamaño, protruye a los lados de la cabeza.

La apariencia anormal excede las medidas normales de la cabeza a la oreja, donde el pabellón auricular es menor a 2 cms y tiene un ángulo menor de 25 grados desde la porción lateral de la cabeza.

La configuración auricular de distancia y ángulo, que excede las medidas normales, hace lucir prominente la oreja cuando el paciente (masculino ó femenino) es visto desde cualquier perspectiva, bien sea de frente ó por detrás.

En la aparición de las Orejas en Asa, las causas comunes del defecto anatómico, deformidad ó anormalidad, pueden ocurrir en forma individual ó en combinación, a saber:

  1. Pliegue del anti-hélix poco desarrollado (inadecuado plegamiento del antihélix), lo cual causa la protrusión de la Escafa y del borde del Hélix
  2. Concha auricular prominente, la cual es causada por una excesiva profundidad de la concha ó por un ángulo Concha-Mastoides excesivamente ancho, produciendo la prominencia del tercio medio del pabellón auricular
  3. Lóbulo auricular protruído, lo cual causa la prominencia del tercio inferior del pabellón auricular

El promedio del ángulo cabeza-oreja con esta deformidad es 47,7 grados (pacientes normales tienen 31,1 grados en promedio), el promedio del ángulo de la Escafa a la Concha es 132,6 grados con la deformidad (pacientes normales tienen 106,7 grados en promedio).

Hay otras deformidades del Pabellón Auricular tales como Microtia, Macrotia, Oreja Enrollada y Oreja en Copa, pero son menos frecuentes.

La otoplastia es una técnica que permite resolver quirúrgicamente estos casos en forma exitosa.

Es aconsejable realizar este tipo de intervención a partir de los 6-7 años de edad, ya que en ese momento las orejas ya han completado su desarrollo.

Cómo se ejecuta la otoplastia

La operación es correctiva, la Intervención se puede realizar con anestesia general ó con anestesia local y sedación endovenosa, con un estimado de duración de 2 horas.

No requiere hospitalización, por lo que puede programarse al paciente en forma ambulatoria.

La operación consiste en hacer una incisión detrás de la oreja hasta llegar a la zona del cartílago que presenta la falta de plegamiento o curvatura, allí se colocan unos puntos de material no reabsorbible que pliegan la oreja de un modo natural, corrigiendo la deformidad.

Si el desplegamiento no es muy marcado, se puede al plegar el cartílago, realizar puntos de sutura en la piel.

Si el desplegamiento es muy marcado, después de plegar instrumentalmente el cartílago, se debe anclar el cartílago al región dela Mastoides en el Cráneo y retirar el excedente de cartílago y piel.

Esta técnica quirúrgica se conoce como técnica de Bristol con plicatura posterior de Mustardé, que permite lograr un pliegue del antihélix bien definido con la crura y el resto del anti-hélix emplazado delante del Hélix en el Pabellón auricular, restaurando así la forma anatómica normal y quedando los pabellones auriculares bien “pegados” de la cabeza, con resultado muy satisfactorio.

En el caso de pacientes que presenten además un defecto a nivel de la concha, se colocan también otros puntos que flexionen esta parte del cartílago hacia atrás.

Con ello se consigue disminuir el ángulo que forma la oreja con respecto a la cara en su parte posterior.

Posibles complicaciones

Entre las complicaciones que un número muy pequeño de pacientes pudiera tener, están las siguientes:

  • Sangramiento
  • Infección
  • Dehiscencia de la incisión operatoria
  • Hematomas
  • Plegamiento auricular incompleto
  • Recidiva de la Otodeformidad

Sin embargo, con el cuidado adecuado, la evolución pos-operatoria tiende a ser satisfactoria.

La recuperación

La recuperación es rápida e indolora, en su enorme mayoría con resultado muy satisfactorio.

El paciente puede hacer su vida normal después de la primera semana, pero debe aguardar 8 semanas para exposición al sol, al calor, ir a playas o realizar ejercicios físicos.

El dolor o molestia, si aparece, es leve, y es fácilmente controlable con analgésicos comunes. El paciente debe utilizar una cura no compresiva sobre las orejas corregidas por varios días (no debe recibir masajes de drenaje linfático), durante la convalecencia.

El paciente no debe tener curas o vendajes que ejerzan presión excesiva sobre las orejas, lo que podría ocasionar incremento de la hinchazón local, que podría conducir a una abrasión (enrojecimiento) ó incluso la necrosis de la piel de la oreja.

Después de la remoción de la cura y el vendaje, el paciente debe utilizar una banda o bandana sobre el tercio superior de la orejas por un lapso de 3-6 semanas, sobretodo mientras duerme.

Esa bandana debe ser ajustada, no apretada, porque su propósito es prevenir que las orejas corregidas puedan venirse hacia delante de nuevo por movimientos que el paciente realice sin darse cuenta mientras duerme.

La bandana ayudará a eliminar “la memoria tisular” de las orejas y evitar que ocurra recidiva de la deformidad.

Los puntos en la parte posterior de la Orejas, son retirados por el Cirujano Plástico en su consultorio a los 10 días del post-operatorio en promedio.

Sin complicaciones, el resultado final es permanente y muy gratificante.

¿Estás listo(a) para dar un cambio a tu silueta? Pide una cita en línea o llama al Dr. Antonio Hallado al (0058) 414 461 0441.