La finalidad de la Mastoplastia de Reducción (también conocida como Reducción Mamaria) es disminuir el tamaño y volumen de las mamas considerablemente grandes y pesadas (Hipertrofia Mamaria), que usualmente cursan con distintos grados de caída de ambas mamas (Ptosis Mamaria) y agrandamiento compensatorio de las areolas.

Esta condición es frecuentemente dividida en base a la severidad en dos tipos: Macromastia (Hipertrofia Mamaria) y Gigantomastia (Mamas Gigantes).

La hipertrofia de los tejidos mamarios puede ser causada por un incremento de la sensibilidad histológica a ciertas hormonas, tales como hormonas femeninas, prolactina y factores de crecimiento. La Hipertrofia Mamaria fue descrita científicamente por primera vez en 1648.

Algunas fuentes distinguen entre Macromastia donde el tejido mamario excedente no sobrepasa los 2,5 Kgs y Gigantomastia donde el tejido mamario excedente es mayor a 2,5 Kgs.

El agrandamiento puede causar dolores musculares y sobre-estiramiento de la cubierta cutánea que en algunos casos, puede causar ulceración. La Ptosis Mamaria, tiene cuatro grados de severidad descritos.

¿Cuándo es necesaria la Mastoplastia de Reducción?

Estas mamas pueden condicionar o agravar lesiones de la columna dorsal por su peso excesivo, como acentuación de la cifosis dorsal, daño osteo-vertebral y hernias discales.

Estas lesiones pueden condicionar diversos grados de contracturas musculares paravertebrales y a nivel de los hombros, e irritaciones cutáneas por roce y acúmulos de secreciones y humedad en los surcos submamarios (dermatitis e infecciones locales por virus, hongos y bacterias).

El excesivo peso y volumen mamarios producen eczemas, dolor en las mamas, tensión muscular, congestión vascular, edema mamario y trastornos de sensibilidad cutánea local (parestesias).

La operación consiste en una reducción volumétrica del tejido mamario para disminuir el peso, y tamaño de la mamas, eliminando excedentes cutáneos, adiposos y glandulares de las mamas.

Un levantamiento mamario (Mastopexia) usualmente es requerida y la técnica dependerá del grado de caída de las mamas, y una reducción de areolas para dejarlas simétricas y armónicas con el nuevo tamaño de las glándulas mamarias (Areoloplastia Compensadora).

Cómo se ejecuta la Mastoplastia de Reducción

La operación se ejecuta en un quirófano debidamente permisado y autorizado,  con anestesia general, dura 3 ó 4 horas en promedio dependiendo del caso, y puede realizarse ambulatoria ó con la paciente hospitalizada.

En casos seleccionados, debe utilizarse la ayuda de unas prótesis mamarias para armonizar el resultado final, que se colocan retromuscular y de un tamaño moderado, aunque de alta proyección para lograr una adecuada forma y reafirmamiento de las mamas.

Usualmente se coloca un drenaje en ambas Mamas, puede ser un dren de Látex tipo Penrose ó un Drenaje de Aspiración por vacío tipo Jackson Pratt, Hemovac ó Portovac.

El cirujano plástico, decidirá en qué casos deben usarse los implantes mamarios.

Las cicatrices mamarias resultantes dependerán de la complejidad de la técnica empleada, pueden ser:

  • Cicatriz en ” T ” Invertida o en “ancla”
  • Cicatriz Vertical
  • Cicatriz Circumareolar (alrededor de las areolas nada más).

En casos seleccionados, debe ejecutarse una Liposucción sin cicatrices evidentes, sobre todo en las colas de ambas mamas (Cola de Spencer), asociado a la Cirugía Mamaria de Reducción y Levantamiento.

Posibles complicaciones

Entre las complicaciones descritas están:

  • Infección
  • Sangramiento
  • Hematomas
  • Dehiscencia de incisiones
  • Contracturas musculares
  • Cicatrización anómala (Queloides, cicatrices hipertróficas)
  • Sufrimiento de incisiones por isquemia y necrosis (rara)
  • Pérdida temporal de sensibilidad en areolas e incisiones

Pero con el cuidado adecuado, la evolución post-operatoria tiende a ser satisfactoria.

La recuperación

La recuperación es rápida, con resultado muy satisfactorio.

La paciente puede hacer su vida normal después de la primera semana, pero debe aguardar 8 semanas para exposición al sol, al calor, visitas a playas o realizar ejercicios físicos.

El drenaje será retirado por el Cirujano Plástico en forma indolora en su consultorio al quinto día del postoperatorio en promedio. El dolor o molestia es leve, y es fácilmente controlable con analgésicos comunes.

La paciente debe usar un Brassier ortopédico durante 15 días en el postoperatorio, y durante ese lapso, deberá recibir masajes de drenaje linfático.

Posteriormente, usará un Brassier moldeador ó de contour anatómico que dará la forma final y ubicación ideales a las Mamas hasta cumplir la semana 8 de evolución postoperatoria.

Sin complicaciones, un tiempo razonable de 2 meses es requerido para apreciar el excelente resultado final, permanente y muy gratificante.

¿Estás listo(a) para dar un cambio a tu silueta? Pide una cita en línea o llama al Dr. Antonio Hallado al (0058) 414 461 0441.