Consiste en el aumento quirúrgico del tamaño (volumen) y proyección (talla) de las mamas mediante el uso de implantes o prótesis mamarias especialmente diseñadas para ese fin.

Estas han venido desarrollándose desde hace más de 40 años, teniendo actualmente un amplio margen de seguridad clínica.

La principal indicación de la intervención es la falta de volumen mamario (Hipotrofía Mamaria).

Cómo se ejecuta el Aumento Mamario o Mastoplastia de Aumento

La operación se ejecuta bajo anestesia general en el Quirófano certificado, bajo rigurosas normas de asepsia y antisepsia, en una Unidad de Cirugía Plástica Ambulatoria debidamente autorizada, y dotada de todos los equipos y personal entrenado requeridos para garantizar el éxito de la Intervención Quirúrgica y la completa y absoluta seguridad del Paciente.

La vía de abordaje externa, puede ser submamaria, axilar, peri-areolar o endoscópica trans-umbilical.

La prótesis dentro de la mama puede colocarse retroglandular y retromuscular (es más recomendable la retromuscular).

La prótesis puede tener cubierta externa lisa, micro-texturizada ó texturizada (es más recomendable la texturizada), pueden ser inflables ó rellenas de gel (son más recomendables las rellenas de gel de alta cohesividad), y pueden ser de bajo, mediano y alto perfil (son más recomendables las de alto perfil para un mejor resultado estético).

Posibles complicaciones

Entre las complicaciones posibles están:

  • Sangramiento
  • Infección
  • Dehiscencia de la incisión operatoria
  • Dislocación de las prótesis
  • Encapsulamiento de las prótesis
  • Contracturas musculares
  • Extrusión de la prótesis
  • Rechazo de los implantes

Pero con el cuidado adecuado, la evolución post-operatoria tiende a ser satisfactoria.

Si las mamas están caídas, debe realizarse un procedimiento de levantamiento de las mamas (Mastopexia) en la misma operación.

La recuperación

La paciente puede hacer su vida normal después de la primera semana, pero debe aguardar 8 semanas para exposición al sol, al calor, visitas a playas o realizar ejercicios físicos.

El dolor o molestia es leve, y es fácilmente controlable con analgésicos comunes.

La paciente debe usar un Brassier ortopédico durante 15 días en el postoperatorio, y durante ese lapso, deberá recibir masajes de drenaje linfático.

Posteriormente, usará un Brassier moldeador ó de contour anatómico que dará la forma final y ubicación ideales a las Mamas hasta cumplir la semana 8 de evolución postoperatoria.

La recuperación es rápida, con resultado muy satisfactorio. Sin complicaciones, un tiempo razonable de 2 meses es requerido para apreciar el excelente resultado final, permanente y muy gratificante.

¿Estás listo(a) para dar un cambio a tu silueta? Pide una cita en línea o llama al Dr. Antonio Hallado al (0058) 414 461 0441.